Skip to content

Cómo Saber Cuando Una Persona Es Alcohólica. Psiquiatra Especialista En Adicciones.

Cuando nos encontramos ante un problema de abuso de alcohol en el que dicha adicción influya al desarrollo normal del día a día de una persona, y le afecte tanto a nivel físico como mental, es vital acudir a un especialista en adicciones. No debemos olvidar que se trata de una enfermedad, por lo que debe ser tratada en la consulta de un profesional de salud mental.

Lo mejor es consultar en cuanto detectemos que existe la posibilidad de padecer alcoholismo, ya que cuanto antes se trate, mejor.

Es qué consiste el alcoholismo

El alcoholismo es una enfermedad crónica caracterizada por el abuso de bebidas alcohólicas y por la adicción incontrolada que supone dicho hábito. Con ser crónica se refiere a que se trata de una enfermedad que no es transmisible y que tienen una progresión generalmente lenta y de larga duración. Este tipo de adicciones se agravan conforme pasa el tiempo.

Es una adicción que puede provocar dependencia fisiológica y psicológica, caracterizada por la ansiedad y el deseo incontrolado de consumir. Además, puede ir acompañado del síndrome de abstinencia, el cual se presenta cuando la persona reduce o suspende el consumo de alcohol. Algunos de los síntomas de abstinencia de alcohol más comunes provocan ansiedad, insomnio, malestar gastrointestinal, náuseas, sudoración, temblores o irritabilidad.

Cómo detectar que una persona es alcohólica

Una persona alcohólica se caracteriza por la imperiosa necesidad de bebe alcohol, además de una incapacidad para controlar o parar su ingesta una vez comenzó a hacerlo. Cuando bebemos de forma habitual, el cuerpo se acostumbra a tener grandes cantidades de alcohol, por lo que cada vez necesitará más para sentir los efectos buscados. Esto es lo que se conoce como tolerancia alcohólica, y es característico de toda persona alcohólica.

Otros síntomas que revelan dependencia a bebidas alcohólicas son:

  • Pasar cada vez más tiempo bebiendo
  • Tomar alcohol antes del mediodía o cuando están solos
  • Reflejar síntomas de ansiedad o irritabilidad
  • Priorizar el beber alcohol a otras actividades o intereses
  • No poder dejar de beber alcohol aun sabiendo que está afectando negativamente a su salud
  • Beber para sentirse mejor y relajarse
  • Necesidad de comprar alcohol de forma compulsiva para no quedarse sin abastecimiento
  • Esconder el alcohol
  • Descuido de responsabilidades, tanto en el trabajo, como en el hogar
  • Cambios físicos y alteraciones en capacidades como el equilibrio
  • Cambios emocionales bruscos
  • Lapsos de memoria derivados de la ingesta de alcohol
  • Dar excusas a su entorno y a sí mismos para seguir bebiendo

También, es importante prestar atención a los síntomas del síndrome de abstinencia que mencionábamos en el apartado anterior, ya que también son un reflejo de la existencia de un problema.

Causas del alcoholismo

Dentro del mundo de las adicciones no existe una causa común a todas. Cada individuo puede desarrollar este tipo de enfermedades por unos factores u otros. Aunque, sí existen ciertas circunstancias o factores, o la combinación de varios, que favorecen su desarrollo. En general, se organizan en tres principales: genéticos, psicosociales y ambientales. No obstante, los factores de inicio de la adicción no tienen por qué ser los mismos que los que provocan su mantenimiento en el tiempo.

Por ejemplo, un niño que crezca con progenitores alcohólicos es más probable que lo sea en un futuro. Estos serían factores ambientales. Pero también tienen importancia los factores psicológicos que afecten al paciente. Entre ellos, las relaciones interpersonales, o padecer algún tipo de enfermedad mental aparte, como ansiedad o depresión.

Por otro lado, existen factores genéticos que pueden aumentar la probabilidad de generar cierta adicción. Existe un gen presente en muchas personas alcohólicas que provoca reacciones menos potentes al alcohol que una persona sin dicho gen. Es decir, las resacas son menos aversivas para la persona alcohólica con dicho gen. Sin embargo, no hay una relación causa-efecto, es más una relación probabilística de mayor vulnerabilidad.

Consecuencias del alcoholismo

El consumo incontrolado y abusivo de alcohol puede presentar graves consecuencias a nivel social y económico para la persona. Lo más triste de este tipo de enfermedades es que no solo la sufre el paciente, sino que todo su entorno se ve afectado de alguna forma, siempre negativa. Familia, amigos, compañeros de trabajo o incluso personas desconocidas pueden verse afectadas por este abuso de bebida alcohólicas.

A nivel social, el alcoholismo provoca serios problemas en la convivencia social, ya que es causa de una gran parte de los accidentes de tráfico en las carreteras. También, afecta a la convivencia del día a día, ya sea en el trabajo, alterando la vía pública, perturbando a los vecinos o provocando episodios injustificados de violencia, agresión física o psíquica.

A nivel emocional personal, la adicción al alcohol es causa de numerosas enfermedades, o de agravación de otras. Las más comunes son la ansiedad, depresión o trastornos del sueño. También es origen de irritabilidad, intención suicidad o sentimientos como la culpabilidad, la vergüenza o la desesperanza.

¿Qué debo hacer si creo que podría tener adicción al consumo de alcohol?

Puedes acudir a la consulta de un psiquiatra profesional especialista en adicciones para una evaluación. Tras una evaluación se derivará al tratamiento pertinente para empezar el proceso de recuperación con ayuda y sin juzgamientos.

Routine Checkups is an important part of children health.

Play Video