¿Qué es la esquizofrenia? Síntomas y Causas

que es la esquizofrenia

¿Qué es la esquizofrenia? Síntomas y causas

A la pregunta qué es la esquizofrenia y en qué consiste, la respuesta más rápida sería que se trata de una enfermedad mental catalogada como grave, que afecta en la forma de pensar, sentir y comportarse. Aunque, como toda enfermedad mental. siempre es algo mucho más complejo.

Es un tipo de trastorno por el cual las personas interpretan la realidad de manera anormal y por el que pueden padecer alucinaciones, delirios y trastornos graves, tanto en el pensamiento como en el comportamiento. Dependiendo de su gravedad, puede afectar al funcionamiento diario e incluso ser incapacitante.

Por ahora no hay una cura total. Sin embargo, los medicamentos pueden ayudar a controlar bastante los síntomas. Lo más probable es que se deba probar diferentes medicamentos hasta dar con el que mejor funciona con el paciente, ya que cada persona tiene unas características y particularidades diferentes. Además, comenzar un tratamiento temprano puede ayudar a controlar síntomas antes de que se desarrollen complicaciones más graves. Las personas esquizofrénicas deben tomar su medicación durante toda la vida con el fin de que esos síntomas queden controlados lo mejor posible.

 

¿Qué síntomas tiene la esquizofrenia?

Generalmente, la esquizofrenia suele ser diagnosticada en personas entre los 16 y 30 años, después de un primer episodio de psicosis detectado. Cuando ocurre este primer episodio más esclarecedor, se debe comenzar el tratamiento lo antes posible para trazar el camino hacia la recuperación de la mano de un médico psiquiatra especialista en este tipo de enfermedades mentales. Sin embargo, antes de ese primer episodio psicótico, suelen presentarse previamente los cambios en el pensamiento, el estado de ánimos y el funcionamiento social.

En los niños no se trata de una enfermedad común, y tampoco suele desarrollarse una vez pasados los 45 años. Los hombres suelen desarrollar síntomas a una edad más temprana que las mujeres.

A la hora de distinguir los posibles síntomas de esquizofrenia, estos se clasifican en tres categorías principales:

  • Síntomas psicóticos: estos son los que actúan en el pensamiento de una persona, distorsionándolo. Incluyen alucinaciones, delirios, movimientos extraños y dificultad para organizar para organizar pensamientos.
  • Síntomas negativos: son los que dificultan la expresión de emociones e impiden tener una conducta normal, llegando a parecer retraída y deprimida.
  • Síntomas cognitivos: afectan a, proceso de pensamiento, obstaculizando la toma de decisiones, prestar atención o utilizar información.

Con el paso del tiempo, estos síntomas pueden variar en cuanto a su gravedad, intensidad o al tipo, con periodos de empeoramiento o remisión de algunos concretos. Veamos más profundamente que tipos de síntomas incluye cada categoría.

Síntomas psicóticos

Los síntomas psicóticos son aquellos que influyen en la forma de pensar, actuar y percibir el mundo. Estos síntomas pueden provocar la pérdida del sentido compartido de la realidad con los demás y ver el mundo de una forma completamente distorsionada. Son síntomas que pueden aparecer y desaparecer, no son constantes, pero sí pueden ser recurrentes. En otros casos, se estabilizan con el tiempo. Dentro de esta categoría se incluyen:

  • Trastorno del pensamiento: se refiere a cuando una persona tiene formas de pensar inusuales o ilógicas y problemas para organizar ideas y el habla. Se presenta en personas que dejan de hablar en medio de un pensamiento, inventa palabras o pasan de uno a otro de repente.
  • Trastorno del movimiento: se presentan cuando una persona presenta movimientos corporales anormales, llegando a repetirlos una y otra vez.
  • Alucinaciones: cuando las personas ven, escuchan, huelen, saborean o sienten cosas que no existen. Concretamente, las personas que escuchan voces, pueden haber estado oyéndolas mucho antes de que sus familiares o amigos se pudieran dar cuenta.
  • Delirios: se refiere a las creencias que puede tener una persona acerca de cosas que no son ciertas. Por ejemplo, pueden creer firmemente que alguien los observa, que los quieren lastimar o que están en peligro.

Síntomas negativos

Los síntomas negativos se refieren a dificultad para mostrar emociones, problemas para actuar y relacionarse, pérdida de motivación, interés y disfrute de las actividades diarias, así como alejamiento de la vida social. Son síntomas que, por su características y similitudes, pueden confundirse con los de otras enfermedades mentales como la depresión. Algunos de los síntomas más característicos de esta categoría son:

  • Dificultad para planificar o ceñirse a tareas y actividades establecidas, como ir a comprar
  • Obstáculos para sentir placer en la vida cotidiana
  • Hablar con un tono de voz apagado y con expresiones faciales bastantes limitadas
  • Incomodidad a la hora de interactuar en sociedad, llegando incluso a evitarla
  • Prevalecer actividades pasivas a otras que requieran energía. En los casos más extremos, la persona puede dejar de moverse o incluso hablar durante un tiempo, algo conocido como catatonia.

Síntomas cognitivos

Esta categoría incluye problemas de atención, memoria y concentración. Son síntomas que afectan en la vida cotidiana, como seguir una conversación, aprender cosas nuevas o recordar citas. Uno de los mejores predictores para comprobar el funcionamiento diario de una persona es analizar mediante pruebas específicas su funcionamiento cognitivo. Estos síntomas incluyen:

  • Dificultad para prestar atención o concretarse
  • Problemas para usar la información justo después de aprenderla
  • Problemas para procesar información a la hora de tomar decisiones, dificultado su ejecución

Problemas de violencia

Generalmente las personas con esquizofrenia no son violentas. Es más, las personas con este tipo de enfermedad mental tienen más probabilidad de que otros les hagan daño que al contrario.

Sin embargo, ese riesgo de hacerse daño o hacer daño a los demás existe y puede verse agravado si no se recibe el tratamiento necesario. De ahí, la importancia de recibir tratamiento lo antes posible.

¿Cuáles son las causas de la esquizofrenia?

No se conoce una causa concreta que provoque la esquizofrenia, pero sí se conocen algunos factores que pueden influir en su aparición: la genética, el medio ambiente y la química del cerebro.

  • La genética: en ocasiones, la esquizofrenia puede ser hereditaria. Sin embargo, no tiene porqué. Numerosos estudios sugieren que hay genes concretos que pueden aumentar la probabilidad de padecer esta enfermedad, aunque, ningún gen por sí solo causa el trastorno.
  • El ambiente: investigadores sugieren que padecer esquizofrenia puede deberse a una combinación de factores genéticos, aspectos de su entorno o experiencias de la vida. Algunos de estos factores ambientales pueden incluir situaciones extremas, entornos estresantes o peligrosos, vivir en la pobreza, exposición a virus o problemas nutricionales desde antes del nacimiento.
  • La estructura y función del cerebro: las personas con esquizofrenia es probable que presenten diferencias en el tamaño de ciertas áreas del cerebro y en las conexiones entre las áreas que lo conforman. Son diferencias que pueden desarrollarse antes del nacimiento.