¿Cuándo es necesario ir al psiquiatra?

cuando ir al psiquiatra

¿Cuándo es necesario ir al psiquiatra?

Tal y como afirma la OMS, la salud es un estado completo de bienestar físico, mental y social, no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades. Mientras que cuidamos la parte más física de nuestra salud, dejamos de lado una parte de vital importancia: la salud mental. Los psiquiatras y psicólogos son los profesionales principales que mejoran la calidad de vida de las personas y quienes ayudar a conseguir un bienestar psíquico personal y adecuado. Sin embargo, existe mucha confusión en relación a este tema. Ante la presencia de un problema relacionado con la salud mental, no tenemos claro a quién acudir, algo que no ocurre si no duele el oído o la espalda. Por ello, vamos a determinar en qué ocasiones es mejor acudir al psiquiatra.

Falsos mitos entorno a la psiquiatría

Para empezar, se debe dejar claro que el psiquiatra es un médico especializado en enfermedades mentales. Dedica su interés al estudio, prevención, investigación y tratamiento de las enfermedades mentales concretamente.

Por el contrario, lo psicólogos nos son médicos. Un psicólogo ayuda a las personas en su día a día. A sus consultas llegan personas que sienten que no tienen las herramientas o recursos suficientes para enfrentarse a lo que les preocupa (crisis de ansiedad, baja autoestima, depresión, problemas de pareja, problemas con los hijos, estrés, etc.). En definitiva, problemas entre lo que sienten y los que piensan.

El mito por excelencia gira en torno a que el psiquiatra trata las enfermedades mentales graves y el psicólogo las enfermedades mentales leves o moderadas. El segundo mito es que los psiquiatras solo tratan con medicamentos y psicofármacos, mientras que el psicólogo utiliza un tratamiento psicológico. Por supuesto, un psiquiatra cuenta más herramientas además del uso de psicofármacos.

Además, no tiene por qué ser la elección de uno excluyen del otro. En muchos casos, el tratamiento de una persona requiere de ambos profesionales. Son terapias que se pueden combinar para conseguir una solución o una mayor efectividad en el proceso.

En el caso de que tengamos dudas, siempre podemos acudir a nuestro médico de cabecera. Él está capacitado para recomendar una opción u otra. Así mismo, siempre podemos acudir a cualquiera de los dos, y que sea el especialista quien derive el tratamiento y profesional adecuado.

Por qué es necesario ir al psiquiatra

Para acceder al problema en cuestión, los psiquiatras utilizan la tecnología médica, que engloba conocimientos relacionados con el organismo humano, las enfermedades generales y en especial las relacionadas con la salud mental, sus tratamientos médicos y quirúrgicos, y el uso de medicación como tal. Esto último es la principal diferencia entre un psiquiatra y un psicólogo. El psicólogo no puede recetar medicación. Los psiquiatras son las únicas personas que pueden prescribirla. Gracias a su conocimiento del organismo y patologías generales, puede derivar los medicamentos más adecuados en función de las características personales del paciente.

Es muy común creer que el acudir a un psiquiatra no es necesario. Solamente con la terapia psicológica es suficiente. Esto es una grave confusión que existe hoy en día y que queremos aclarar. Existen alteraciones neurobiológicas que solamente con psicofármacos se pueden conseguir una estructuración que te permita llevar una vida normal o acudir a terapia de forma efectiva. De ahí la importancia de acudir al psiquiatra para resolver determinados problemas.

 

Enfermedades mentales que necesitan uso de medicación

Aunque no siempre sea así, los psiquiatras tratan determinadas enfermedades mentales que requieren el uso de medicación sí o sí, ya que, hay que equilibrar ciertas alteraciones neurobiológica que solamente con terapia no es posible. Pueden tratar problemas más puntuales como ataques de pánico, o problemas a largo plazo, como depresión o aquellas que infieren en el funcionamiento normal del día a día. Algunas de las enfermedades mentales que necesitan ayuda de la psiquiatría son:

  • Trastornos mentales: bipolar, obsesivo compulsivo, de ansiedad, de pánico, fobias, del estado de ánimo, de la alimentación, de la personalidad o de estrés post-traumático.
  • Depresión:  incluye trastornos concretos relacionados con el estado de ánimo y las emociones como el nivel de tristeza y felicidad que pueden afectar a la capacidad de funcionar del paciente en su día a día.
  • Problemas neurológicos: engloba enfermedades como la esquizofrenia, Parkinson, epilepsia, esclerosis múltiple, accidentes cerebrovasculares, demencias o alteraciones de conducta y ánimos derivadas de enfermedades neurológicas.
  • Adicciones: estudio y tratamiento de pacientes con trastorno por abuso de sustancias como alcoholismo, tabaco, cannabis o cocaína. En un alto porcentaje de los pacientes, la adicción puede derivar de otra enfermedad psiquiátrica.

Normalización de acudir al psiquiatra

Una persona que sufra algún tipo de trastorno o enfermedad mental, ya sean de las más leves o de las más complejas, tiene que lidiar con la estigmatización que realiza la sociedad. Son un conjunto de prejuicios y estereotipos que se le asigna a una persona que generan rechazo o discriminación. Dejemos claro una cosa: quien tiene una enfermedad mental, tiene un problema de salud, igual que podemos tener una alergia determinada o necesitar de medicación para regular el azúcar. Es un campo concreto de la salud que no se le ha dado la relevancia que tiene y que en consecuencia se puede apreciar en su visión de la sociedad.

Por suerte, en este tema la sociedad ha evolucionado bastante en los últimos años. Gracias a la visibilidad y a la normalización tanto en redes sociales como en los medios de comunicación, son cada vez más las personas que deciden acudir a estos profesionales para encontrar una solución a sus problemas mentales y conseguir llevar una vida libre de preocupaciones y